Las calefacciones portátiles, las estufas, las chimeneas de leña y otros mecanismos de calentar su vivienda son una de las principales causas de los incendios en viviendas durante los meses de invierno, seguidos sólo de los incendios causados por equipos de cocinar.

La National Fire Protection Association informa que las fuentes adicionales de calefacción, sean fijas o portátiles, son responsables de dos de cada tres incendios causados por tratar de mantener la casa templada y causan dos de cada tres muertes relacionadas.

En Chile no contamos con estadisticas en este sentido pero veamos las estadisticas del Estado de Georgia en Estados Unidos para tener una referencia, en 2008 (correspondiente a las estadísticas en más recientes disponibles) los equipos de calefacción estuvieron presentes en 66.100 incendios de estructuras de viviendas, 480 muertes, 1.660 lesiones y fueron la causa directa de daños a la propiedad de más de $1.100 millones.

Las chimeneas y hogariles causaron un 43% de estos fuegos y un 11% de las muertes. Las estufas fijas y portátiles, incluyendo las que funcionan a leña, causaron un 25% de los incendios por calentamiento de la vivienda y produjeron un 74% de las fatalidades.

En comparación, los sistemas de calefacción central de las casas sólo están relacionados con un pequeño número de fuegos y muertes. Los equipos adicionales de calefacción son más peligrosos porque proveen más oportunidades de equivocaciones cuando las personas los usan. Estos son algunos de los problemas:

1. Falta de limpieza regular puede llevar a la acumulación alquitrán de madera o creosote en los equipos de calefacción que usan ésta y se acumulan en los conectores y chimeneas.

2. Falta de ventilación para los calefactores portátiles.

3. Defectos en la construcción.

4. Errores a la hora de agregar combustibles líquidos – o gaseosos – al equipo de calefacción portátil que lo utiliza.

5. Instalación equivocada.